miércoles, 11 de abril de 2012

Odiosas coincidencias

Hace exactamente un mes que cumplió mi último contrato. Un mes en el que obviamente he estado parada y sin proyecto alguno... hasta esta mañana. Y es que hoy me han llamado del mismo centro para cubrir una nueva baja ¡de una semana! Mañana es mi primer día.

No habría queja alguna por mi parte (no está el tema para eso) si no fuera porque justo han ido a avisarme para las mismas fechas en que mi pareja tiene vacaciones después de mucho tiempo.

¡Malditas coincidencias!

Siendo realistas debería estar contenta por dos motivos: primero, porque voy a volver a ver a todos "mis niños" y, segundo, porque es una muy buena noticia que hayan vuelto a recurrir a mí. Aunque no debería confiarme, porque con estas cosas nunca se sabe, la mayoría pensaría que esa llamada quiere decir que les gustó mi forma de trabajar y puede que aquí se encuentre una buena oportunidad para el futuro.

A todas luces, decir que no me interesaba trabajar JUSTO esa semana habría sido cerrar a patadas una puerta bastante valiosa. Pero igualmente me cabrea un poco que haya tenido que ser precisamente ahora, no una semana antes o una después.

Afortunadamente todavía no teníamos ningún plan fijado para esos días, aunque debo confesar que la sola idea de pasar más tiempo junto a él sin ninguna obligación que nos restrinja los horarios sonaba bastante atractiva.

¡C'est la vie!

3 comentarios:

Elperroverde dijo...

¡ C´est la vie! ... Cierto. La foto genial.. Saludos.

Manu dijo...

casualidad o causalidad,¡quién sabe!... Lo que si sé es que "el universo" nos da lo que necesitamos, no lo que esperamos o queremos.

Paciencia, ánimo y un abrazo.

Perséfone dijo...

Elperroverde - ¿A qué es una auténtica preciosidad?

Manu - Lo que necesitamos o lo poco que puede darnos, porque me temo que hoy ha sido mi último día de trabajo ¡ni una semana de contrato! Que penica...

Un abrazo enorme a ambos. Muchísimas gracias por vuestras respectivas visitas.