martes, 25 de septiembre de 2012

Tratando de entender

Os prometo que hago todo lo posible para no mezclar el tema de este blog con la política, pero por mucho que intente evitarlo y aunque me duela que eso suceda en más ocasiones de las que yo quisiera, me es totalmente imposible no caer en ello.

El pasado viernes el Consejo de Ministros aprobaba el anteproyecto de Ley de Mejora de la Calidad Educativa (LOMCE), lo que supone la séptima  reforma  en enseñanzas medias desde que comenzó la democracia: el Gobierno de Adolfo Suárez promulgó la primera (LOECE), Felipe González se encargó de tres leyes orgánicas más durante su mándato, Aznar implantó la LOCE y el último Gobierno socialista la sustituyó por la LOE.

Estoy segura de que la mayoría de los ciudadanos nos formulamos la misma pregunta: ¿No sería más fácil alcanzar un consenso que diera lugar a una ley de calidad a la que se le pudiera dotar de cierta continuidad? Una ley objetiva, que no dependiera del tinte ideológico del señor que dirige el país en según qué momento.

Trato de entenderlo, pero no llego a ninguna conclusión que pueda considerarse positiva. Parafraseando las palabras que menciona uno de los personajes que aparece en en este vídeo, es como si con cada una de estas variaciones, "los diferentes partidos políticos trataran de, respetando la constitución, acentuar los valores e intereses que defienden a través del sistema educativo". Algo que a pesar de que debería estar totalmente penado en un país que dice respetar una separación de poderes tristemente se extende a ámbitos como la justicia o los medios de comunicación.


En este caso concreto, me llama especialmente la atención que el Ministro de Educación trate de vendernos el tinglado como un esfuerzo por "terminar con las elevadas tasas de abandono escolar, adecuar las necesidades educativas al mercado laboral y fomentar el equilibrio entre los alumnos de las diferentes comunidades autónomas para poder garantizar un mínimo" cuando sus ajustes y recortes han dado de antemano al traste con toda esa lista de buenas intenciones relegándolo todo al plano púramente económico.

No le veo el sentido a una leý que incluye más exámenes, modifica asignaturas incómodas e impone un mayor control en las demás, elimina unos cursos y añade otros a su antojo u obliga a los alumnos a elegir antes el camino que quieren seguir sin asesorarle de ninguna manera. Tampoco comprendo que en reformas de tal calado no se tenga en cuenta la opinión de profesores, decanos o pedagogos, que a fin de cuentas son los que entienden del tema. Por último, no me entra en la cabeza que un Ejevutivo empeñado en mirar constantemente la peseta esté dispuesto ahora a gastarse 300 MILLONES DE EUROS en todo esto. 

Por lo demás, puedo decir que he rastreado la red tratando de encontrar un documento, vídeo, resumen o esquema que explique claramente en que consiste la reforma de marras, y aunque he encontrado alguna cosa, no ha sido duficiente para aclarar todas las dudas que tengo ahora mismo.

Y es que sigo tratando de entender...

4 comentarios:

Elperroverde dijo...

No te preocupes que te garantizo tus dudas no son por escasez de entendimiento, ni deficiencias en el conocimiento, simplemente es que el lenguaje que emplean estas eminencias en su desarrollo legislativo, no esta aun traducido para el ser humano, es un lenguaje que esta en prueba por si acaso hubiese vida en marte y asi poder comunicarnos, además en lo referente a que te desvías del tema enfoque con el que iniciaste el blog, te entiendo pues como se diría vulgarmente, es que no lo ponen a "güe_o"... jeje no se puede remediar, es como ver una obra de arte y no comentarla..
Un abrazo.

Perséfone dijo...

Elperroverde - Me quedo mucho más tranquila al ver que no soy yo la que tiene el problema jaja.

Supongo que en el fondo todo esto lo hacen por nosotros: para tenernos entretenidos y darnos temas sobre los que hablar en las reuniones de amigos. Si deberíamos estarles agradecidos y todo xDDD

Un besazo.

amelche dijo...

De eso mismo he escrito yo también en mi blog. Y sí, es muy difícil mantenerte al margen. Con tanta provocación, acabas hablando de política, sí o sí. No te queda otra cuando te pisan cada día más y más todos tus derechos y se pasan la Constitución por el arco del triunfo.

amelche dijo...

¡Uff!, ahora que leo esto: "la autora del blog se reserva el derecho de borrar aquellas aportaciones que se salgan de tono, incluyan insultos y otras faltas de respeto o expresiones hirientes", no sé si mi comentario anterior será apto para publicarse, pero es que llega un momento en que cada vez que sale el Congreso de los diputados en prensa, es para ponerte de mala... (puntos suspensivos para que no me censures). :-D