martes, 9 de octubre de 2012

Educadora... y a mucha honra

Encontré en las redes sociales un texto que me gustó hasta tal punto que he decidido traerlo al blog. Probablemente me llegó tanto por lo familiar que me resulta que se infravalore nuestra profesión y por lo mucho que me hubiese gustado haber podido contestar con algo similar. Y ¡qué carajo! de vez en cuando también hay que sacar un poco de orgullo.

Aunque la esencia es la misma que la del original, me he tomado la libertad de modificar un poco el texto para eliminar algunas faltas de ortografía y/o expresiones que se usan más en otros países latinoamericanos.
- ¿Qué profesión estudió?
Y yo le contesté: 
- Educación infantil.
Esa persona, mirándome con extraña expresión en su rostro, se rió y dijo en voz baja: 
- ¡Que profesión tan fácil! Se pasan el día jugando con niños...
Yo, con cabeza bien alta, le dije con firmeza: 
- ¡SÍ! Soy educadora! No trabajo en empresas, pero sí en un espacio donde promuevo conocimientos en niños y jóvenes. N discrimino, porque doy amor a todos por igual. No soy jefa, pero tu hijo me ve como un líder y soy su modelo a seguir. No soy psicóloga, pero puedo hacer que tu hijo crea en sí mismo. No soy doctora, pero puedo diagnosticar carencias en estos pequeños. No tengo horario de trabajo, pues mientras tú ves televisión y duermes, algunos estamos programando para que tu hijo tenga el mejor aprendizaje. No soy arquitecto para construir edificios, pero sí construyo sueños y valores. No hago figuras con plastilina, moldeo sueños. En definitiva...

NO JUEGO CON LOS NIÑOS,
PARTICIPO EN LA CONSTRUCCIÓN DE SU APRENDIZAJE.


8 comentarios:

Elperroverde dijo...

Como se dice vulgarmente me erizaste con tu post, pues tengo mi hija la mayor estudiando esta carrera en su tercer año en la universidad, era su carrera predilecta desde que tuvo uso de razón, y creo que es la mejor elección que ha podido hacer..
Un abrazo.

MiSoJoS dijo...

Me ha encantado y qué demonios me siento identificada... aunque ahora por desgracia con la que está cayendo..no puedo ejercer.. aunque lo intento, y sigo haciéndolo enviando curriculums de continuo...

Oski dijo...

Es una profesión importantísima y poco valorada. El primer aprendizaje es esencial y condiciona a una persona probablemente el resto de su vida.

Creo que no somos del todo conscientes de la importancia de esta profesión y ello repercute no sólo en el nivel educativo si no que lo hace en toda la sociedad. Si tú a alguien le dices "soy médico" la gente piensa "uy, que díficil, habrá estudiado muchísimo" pero sin embargo si les dices "soy maestro/profesor o educador infantil" no piensan lo mismo e incluso podría apostar porque el pensamiento mayoritario es el de "pues vaya trabajo...seguro que no te llegó la nota para nada mejor".

Cambiar esta concepción es muy díficil, sobre todo cuando se está arraigando tantísimo. Pero hasta que no cambie desde lo más bajo, desde la educación infantil y no se consiga ver a esos profesionales como lo que son, los verdaderos guías de los niños y quizás su pilar de desarrollo más importante aquí no va a cambiar nada tristemente.

Pero bueno, es mi opinión y otras cosas que pensé al leerte.

Abrazos.

Marina Luque dijo...

Desde luego que me identifico, soy docente (aunque no de educación infantil) pero sí que he participado en equipos de coordinación de esta profesión y apoyo, convencida totalmente, de que si la docencia y su modo de impartirla es muy importante, tanto o más lo es en las primeras etapas de la vida donde se construyen todas las bases de la personalidad, la visión de los demás, la sociedad, la autoestima, los valores fundamentales a respetar,.....tantas y tantas cosas que aprendemos o deberíamos aprender todos. La mejor forma que tenemos, adultos y niños, de aprender es con el juego, es la herramienta ideal para interiorizar conceptos. Por todo ello ¡ole! por las educadoras infantiles que enseñan con devoción.

Un saludo.

Perséfone dijo...

Elperroverde - Estoy segura de que, si realmente esta es su verdadera vocación, su futuro trabajo le hará muy feliz. Y es que aunque no tengamos las mejores condiciones laborales, las compensaciones que recibimos son muchísimo mejores: los besos de nuestros peques, la aprobación de sus familias...

MiSoJoS - Me alegra que te gustase y, sobre todo, que te vieras identificada. No te rindas en la búsqueda de trabajo. El tema está difícil, sin duda, pero el que la sigue la consigue.

Oski -¡Me has dejado sin palabras! Tan sólo pudo darte las gracias por tu apoyo. Ojalá mucha más gente nos valorara como tu lo haces ¡¡Es todo un halago!!

Marina Luque - ¡Y olé también por todos los docentes, independientemente de la etapa en que ejerzan su trabajo! Muchísimas gracias por tu comentario. Me ha encantado.


Mil gracias a los cuatro por vuestras visitas y aportaciones al blog. Es todo un placer leeros por aquí.

¡Volved pronto!

Cely Cota dijo...

Me encantó el texto, con tu permiso, lo comparto a otras personas que como nosotras se identifican con él.
Enhorabuena por el blog. un saludo!!

Carmen Pérez dijo...

Cómo me alegra haberte descubierto!!! Visitaste mi blog (Aula de infantil) dejaste un comentario y me gusta saber algo sobre esa persona. Gracias a ello he llegado a ti y veo que estamos en sintonía. Felicidades por tu nuevo proyecto en pareja y no pierdas la ilusión y las ganas por seguir luchando por encontrar un futuro mejor. Seguro que existe y te está esperando.
Esta entrada me ha recordado el eterno problema del desprestigio profesional que existe en nuestra profesión. En mi centro y en mi entorno profesional he luchado, a mi manera, por conseguir demostrar y que reconozcan nuestra labor: compleja, dura, importantisima, delicada,.... ¡¡¡Preciosa!!!
Cada vez ne dejo influenciar menos por ese tipo de opiniones, practicamente las ignoro, será cosa de le edad. Y yo sigo adelante... Trabajando porque mis criaturas sean felices y capaces de afrontar "a su manera" y con los recursos que les haya enseñado cualquier reto.
Chica esto es duro y muy satisfactorio, también es un reto para mí y por eso me hace avanzar y... ME GUSTA.
Siento haberme enrrollado. Nos seguimos ¿Vale? Un abrazo desde aula de infantil.

Mari Alonso Acebal dijo...

Como muchas veces ocurre en internet te he encontrado por casualidad y me alegro de que así haya sido. Este post me ha producido el impulso de decirte a ti y a todos los profesores y agentes educativos, de cualquier nivel, pero en especial a vosotros los de educación infantil: Muchas Gracias por todo lo que ofrecéis y dedicáis a cada uno de nuestros niñ@s y jóvenes. Gracias por las ganas que día a día le ponéis, por el interés continuo que tenéis de mejorar y adaptaros a los nuevos tiempos, por colaborar de forma activa y continúa con los padres siempre en pro de los peques.
La sociedad en multitud de ocasiones se olvida que sin vosotr@s todo seria mucho más complicado, gracias.